Qué es y cómo hacer teriyaki de pollo japonés en casa


¿Te gustaría cocinar una receta japonesa con la que sorprender a familia y amigos? No hace falta que seas un crack de los fogones, existen elaboraciones sencillas que pueden ser muy resultonas. Un plato infalible es el teriyaki de pollo. La salsa teriyaki es de las más populares de Japón y se hace con ingredientes que podemos encontrar fácilmente. ¿Te animas a aprender cómo hacer pollo teriyaki con nuestra receta paso a paso?

Un sabroso pollo teriyaki en Miss Sushi

Qué es teriyaki

El teriyaki es un estilo de cocina que consiste en adobar los alimentos con una salsa dulce. La salsa teriyaki aporta brillo y untuosidad. El pollo es uno de los alimentos que más agradecen esta elaboración: un pollo de calidad, un buen pollo de corral, el auténtico pollo campero, es fundamental. Por su alimentación, su crianza en libertad, su sabor es inconfundible. Pero también encontramos recetas de salmón, lubina, ternera o verduras… ¡Hasta pizzas y hamburguesas!

Cómo hacer teriyaki de pollo paso a paso

Para preparar pollo teriyaki es fundamental hacer una buena salsa. Es cierto que puedes comprarla preparada en muchos supermercados, pero seguro que el plato sale mucho más rico con tu propia salsa. ¡Apunta los ingredientes!

Ingredientes

  • El corte de pollo que prefieras: te recomendamos contramuslos deshuesados y sin piel, eso sí, que sea pollo de corral, criado libre y con alimentación de calidad. Cuenta dos piezas por persona
  • Cebolla o cebolleta
  • Aceite de girasol. Si usas aceite de oliva, opta por uno suave
  • Sésamo tostado

Para la salsa base:

  • Salsa de soja
  • Mirin
  • Sake
  • Azúcar

Opcional:

  • Jengibre
  • Ajo
  • Ralladura de cítrico
  • Almidón de maíz

Para la guarnición:

  • Arroz largo
Pollo teriyaki, una receta

Elaboración

Comenzaremos preparando la salsa teriyaki. En un cazo, pon 100 ml de salsa de soja, 45 ml de sake, 40 ml de mirin y dos cucharadas de azúcar.

Reduce la salsa a fuego lento hasta que tenga una consistencia parecida a la del caramelo líquido. Si no se queda espeso, puedes ponerle almidón de maíz para ayudar.  

Si te gusta más dulce siempre puedes añadir más azúcar o mirin. Con esto tendrías la salsa básica, pero puedes personalizarla añadiendo jengibre molido, ralladura de limón o naranja o ajo muy picado.

¿Y qué pasa si no encuentro mirin o sake? Puedes sustituirlos por ingredientes locales, pero el resultado no será exactamente igual. El sake puedes cambiarlo por vino blanco semiseco y el mirin por un jerez dulce. Si tienes solamente sake, añade un poco más de azúcar y listo.

Una vez preparada la salsa, reservamos.

En un cazo con agua y sal, hierve el arroz para la guarnición. Utiliza un arroz basmati o arroz vaporizado, para que quede más suelto.

Cubre el fondo de una sartén con aceite de girasol y calienta a fuego fuerte.

Corta la cebolla o cebolleta en juliana no muy fina y añade a la sartén cuando el aceite esté bien caliente.

Corta los contramuslos en trozos medianos y añádelos a la cebolla para que se doren  por fuera.

Cuando el pollo tenga ese tono dorado que a todos nos gusta, añade a la sartén la salsa teriyaki y deja cocinar a fuego medio durante 15 minutos. Verás como la salsa se pega a la carne dándole un brillo irresistible.

Presenta el pollo con su guarnición de arroz y, si quieres, decora con unas semillas de sésamo tostado. ¡Listo para deslumbrar!

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Leer más